UTM 1

Vivienda Mínima

El proyecto consiste en una vivienda básica de 18 m2 de área útil que se trata de explotar al máximo por medio de particiones espaciales relacionadas con el tiempo de uso de un espacio dentro de la vivienda.

Cabe señalar que la vivienda se ve como un dormitorio, por lo que puede permanecer cerrada a lo largo de todo el día y funcionar a partir del regreso de sus ocupantes. La vivienda es para una pareja o pequeña familia, (máx. 3 pers.) e idealmente solo dos. En el interior se han reducido los espacios de almacenaje a una estructura de repisas dándoles el uso de dispersores o modificadores de la cantidad de luz que entra del exterior, la cual se regula por medio de unas puertas-persiana que se abren a todo lo largo de una de las fachadas laterales. Estas particiones espaciales permiten cambiar el estado del espacio interior de la vivienda, de privado a público, semipúblico y adquirir una mezcla de programas que permiten flexibilidad a la vivienda. El elemento físico que permite estas particiones espaciales y cambios de área y uso interior es un plano-cortina móvil longitudinalmente dentro de la vivienda que el usuario ajusta según sus necesidades. Las aberturas del diseño permiten la ventilación y entrada de luz para hacer digno el espacio habitable de la vivienda . La vivienda permite varios acomodos y regulación de las aperturas de luz para aprovechar la iluminación, semi-iluminación u oscuridad dependiendo de la actividad que se lleve acabo dentro. Esta regulación, está definida por las puertas corredizas que componen el mueble closet donde se almacenan los distintos objetos y accesorios de los usuarios. El espacio interno queda regulado por un muro cortina que permite una separación permeable entre los dos espacios básicos en que se (re)acomoda y ajusta el uso de la vivienda, el cuál sufre una variación constante a lo largo del día y el estatus de actividades internas cambia paulatinamente de “público” a “privado” con las horas, esto es especificado físicamente por la “pared virtual” móvil que hace la diferenciación del espacio a voluntad, pero que a su vez refleja la conducta potencial de los usuarios de acuerdo al uso horario de la vivienda. El espacio interior de la vivienda es transformado dentro de los límites de “uso” del “contenedor”, ya que ocupa parcialmente el volumen físico de la vivienda o bien ocupa el volumen total del interior: el espacio nunca abandona el contenedor, simplemente pasa de un estado de “lleno” a un uso complementario que puede ser inverso o contrario pero que mantiene su estatus de “lleno”. No existe un vacío espacial. Constructivamente, se propone una cimentación que consiste en un sistema de vigas de concreto semi-armado sobre las cuales se cimbra una losa de concreto de 10 cm de peralte con una malla metálica ahogada en ella. El área de la losa es de 6×3 m2. y a ella se anclan las columnas de la estructura por medio de grapas metálicas. Se propone una estructura metálica de elementos de 5×5 cm de sección (vigas y columnas). Muros hechos con un panel de espesor 10 cm formado por dos placas de panel de yeso para exterior.

 

Proyecto Finalista Concurso IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura.
(Lima, Perú)

 

Proyecto Finalista Beca Jóvenes Creadores FONCA CONACULTA 2005